lunes, 29 de agosto de 2016

Adiós amor, te vas. Good Bye My Love, Good Bye… Por Esteban Cruz Lizarraga


Pues ayer fue un día muy sorpresivo para muchos, veíamos en redes sociales la noticia “Murió Juan Gabriel”. L primero que algunos dijimos “Jajaja otra vez mataron a otro artista, que se los crea su abuela” y de repente se empezaron a subir notas de periódicos importantes del país. Y entonces nos quedamos de “ah chingá, a ver esto ya no es broma”

Hasta que se confirmó, partió el “Divo de Juárez” de este mundo.

Como es lógico en estos casos, pues vimos el face y el twitter lleno de memes, frases de canciones, pésames, despedidas y hasta una que otra broma. Otros con sus típicos “Ahora si todos son fans de Juan Gabriel” o el “ya basta con sus cosas de juanga”, etc, etc, etc.

Y es que, como su sobre nombre lo dice, se fue como un  “Divo”. Sin estar en cama, sin enfermedades largas ni dolorosas, estando vigente, después de un concierto. Casi, casi despidiéndose de su público con sus canciones, echando desmadre como sólo él sabía hacerlo.

Murió cuando quiso, despacio, sin anunciar nada. Tan tranquilo, pero aun así moviendo a todo un país con una noticia tan impactante.

Leí un meme que decía “Todo mexicano crece aprendiéndose 3 canciones de memoria: El himno nacional, las mañanitas y una de Juan Gabriel”. ¡¡¡Y TIENE TODA LA RAZÓN!!! Porque todos –y digo TODOS- hemos reído, bailado, dedicado, llorado o emborracharnos con una canción de Juan Gabriel.

Así con nuestro querido Juanga, porque ya es nuestro, ya nos pertenece, ya dejó de ser una persona propia para ocupar el  lugar de los privilegiados en la historia musical mexicana donde vivirá por siempre.

Pr lo tanto yo estoy en desacuerdo, no murió Juan Gabriel. El que murió fue Alberto Aguilera Valadez. Él fue el que se fue. Porque Juanga vivirá siempre que alguien le cante a su conquiste “Me gustas mucho, me gustas mucho tu… Tarde o temprano seré tuyo y mía tú serás” o mientras alguien llore con el “fue un placer conocerte y tenerte unos meses, aunque esos meses fueron el principio y el fin de un amor tan bonito”

Porque insisto, sus canciones ya no son suyas, el las escribió y se las regaló al pueblo mexicano, Porque díganme un funeral o un 10 de mayo sin “Amor Eterno”, díganme un mariachi que no cante “La diferencia” –sí, esa que tiene la frase de rogón taaaaaan encantadora “que yo en tu lugar si te amaría”- ¿ven? Nuestro Juanga nos dejó frases que sirven para cualquiera ocasión

¿Quieres decirle a tu ex que tú eres quien tiene el control?  “Cuando yo quiera has de volver”: no serás tú quien lo decida, cuando la gana a mí me dé, tu volverás cuando yo diga… y si no has vuelto es porque, yo no he querido todavía.

¿Quieres decirle a ese ex que se la pela y que no volverás?  “Juro que nunca volveré”: Podría volver, pero no vuelvo por orgullo simplemente, si te jure nunca volver debes creerme que cumpliré y mi promesa es no volver.

¿Quién no se ha sentido mal y ha pensado que “yo no nací para amar, nadie nació para mí. Mis sueños nunca se volvieran realidad”?

¿Te dejó tu ex y después regresa? “Así fue”: Soy honesto con ella y contigo, a ella la quiero y a ti te he olvidado, si tú quieres seremos amigos, yo te ayudo a olvidar el pasado no te aferres…

Y es que su música no tiene género, puede ser cantada por un hombre o una mujer y están tan perfectamente escritas que se pueden cambiar los géneros sin que afecte ni se escuche rara la estrofa o muy forzada. Y es que Juanga cambió los géneros, él nos permitió a los hombres acercarnos a nuestro lado femenino, permitiéndonos ‘jotear’ porque mientras que sea con “Querida” o el “Noa-Noa” podemos únicamente reírnos del tío que lo imita y hasta dejamos que el mariachi nos cante “si nosotros nos hubiéramos casado… me dejaste por una vieja que es muy rica” incluso los más valientes, dejan que se les siente en las piernas.

Y tenía razón quien dijo “Juan Gabriel pisoteó la homofobia, la hizo lentejuelas, se las pegó a un chaleco y cantó en Bellas Artes”, con su “Lo que se ve no se juzga” dejó en claro porque se le dice el “Divo de Juárez”. Siendo todo un Showman, decidió darse por completo a su público. Porque cada concierto era único, con esos trajes estrafalarios, con esos pasos de baile –que hasta lo hicieron caerse del escenario-, con esos cambios pequeños en sus canciones –que las hacían únicas aunque ya la hubiéramos escuchado 20 veces antes-, con esas 3 horas de concierto porque le piden otro, otra, otra –que seamos honestos, como todos se sabían sus canciones, en sus conciertos ya las horas extras solo cantaba el principio y dejaba que todo el público coreara todo lo demás-.

Y bueno con esto me despido, que descanse en paz  Alberto Aguilera Valadez. Porque Juan Gabriel no murió, él vivirá por siempre porque ya es inmortal mientras se sigan cantando sus canciones.

Y como dice mi preferida de Juanga “Pero que necesidad, para que tanto problema. No hay como la libertad de ser, de estar, de ir, de amar, de hacer, de hablar, de andar así sin penas”

Comentarios
@lizarraga1221

Para ser feliz debes aprender a ignorar a muchas personas por Claudia Osorno Bermúdez

Me he adentrado mucho en hablar en las emociones y esto me lleva a muchas veces alejarnos de las personas conflictivas no solo es una cuestión de comodidad, sino de salud mental.
Hay actitudes que nos llegan a desequilibrar tanto que nos bloquean y nos impiden realizarnos, sometiendo nuestro bienestar emocional a sus antojos.

Todos sabemos de buena tinta que nuestras relaciones no siempre nos aportan algo positivo, aunque realmente lo esperemos. A pesar de que somos conscientes de esto, no cuesta darnos cuenta de que estamos alimentando intercambios tóxicos.

O sea, nos parece algo “tonto” e incoherente pero, sin embargo, no podemos escapar de la realidad. Sacrificar nuestro bienestar por los demás está a la orden del día para cada uno de nosotros.

Así que nos encontramos ante el triste panorama de vivir sometidos a relaciones insanas con personas que no nos aportan sinceridad ni buenas emociones. Es decir, intercambios cargados de intereses y egoísmos.

Por eso, para poder crecer debemos de aprender a ignorar a cierta gente en ciertos momentos.

¿Qué es lo que debemos ignorar para ser felices?


Las situaciones a partir de las que conviene comenzar a regalar nuestra ausencia son aquellas que no aportan definitivamente nada y solo llegan a dejar su basura con nosotros.

Normalmente podemos reconocer con facilidad lo que nos turba pero es posible que nos lleve un tiempo en otras ocasiones.

Conocerlas nos ayudará a tomar conciencia de la realidad e incluso puede ayudarnos a anticipar estas cuestiones, de manera que podamos impedir que nos hagan más daño que el inevitable.

Podemos hablar de algo que definitivamente  debemos aprender a ignorar:

  1. Las críticas de los demás. Nadie nos puede afectar sin nuestro consentimiento. O sea, somos nosotros lo que damos validez a las opiniones de los demás. Lo que otros piensen sobre las decisiones que tomamos no debería importarnos, ya que es tan probable que nosotros nos equivoquemos como que ellos lo hagan
  2. La creación de inseguridades. Hay personas que se piensan que son expertos en la vida de todo. Estos acaban consciente o inconscientemente, creando inseguridades y pequeñas frustraciones en la gente que les rodea. Procura ignorar este tipo de actitudes, pues solo te conducen a la frustración.
  3. Preocuparnos por lo que no podemos controlar. Si nos preocupa cómo va a actuar esa persona o qué va a hacer o decir, algo va mal. O sea, la gente no va haciendo daño deliberadamente y no debería de tenernos en vilo que nos respeten o no. Si esto ocurre, es mejor de que alejes de esa persona.
  4. Las comparaciones obsesivas. Está muy bien que la gente triunfe y tenga éxito, pero no que hagan sentir a los demás poca cosa. No hay persona más insignificante que aquella que usa sus logros para menospreciar a los demás. Por eso, sigue centrándote en lo que tú puedes hacer para seguir creciendo y recuerda que lo que consigas depende en gran parte de que te lo creas.
  5.  Los intereses y egoísmos. No todo el mundo te está ayudando cuando intentan aparentar estar haciéndolo. Empieza a desactivar la realidad y analiza hacia qué lado se inclina la balanza siempre. Si hay un equilibrio, significa que hay armonía en vuestra relación; si por el contrario no lo hay, algo va mal.


Regala tu ausencia a quien no valore tu presencia


Tenemos que darnos cuenta de que con el tiempo la imagen que tenemos de las personas puede cambiar, lo que implica que desconoceremos a aquellos que creíamos conocer.

Regala tu ausencia y tu indiferencia a quien no te valore; pero no de cualquier forma, auséntate emocionalmente.

No lo hagas como una forma de venganza, sino como una manera de protegerte.

A veces nos percatamos demasiado tarde de que todo lo que hemos hecho por alguien ha sido ignorado o menospreciado en el terreno emocional. Es posible que entonces nos sintamos decepcionados y que nos demos cuenta de que no han movido ni un dedo por nosotros.

Conseguir que lo que alguien haga o no haga no nos afecte actúa como un bálsamo. Puede que resulte costoso al principio, pero los resultados comienzan a notarse bien pronto en nuestra salud emocional.

De hecho, cuando somos capaces de hacerlo, nos damos cuenta de que es un verdadero placer poder escucharnos sin nada que enturbie nuestro diálogo interior.

La verdad es que intentarlo no solo merece la pena, merece la alegría y sobre todo NUESTRA TRANQUILIDAD RECUERDEN NO TIENE PRECIO.

Que tengan un días lleno de letras!
Dios les bendiga.

Claudia O. Bdez.
cob_661104@hotmail.com

jueves, 25 de agosto de 2016

Llegaron los “cambios” a Televisa por Irving Alain Ayala



En la actualidad, vivimos en un país en el que, según cifras de la Asociación Mexicana de internet (Amipci), 65 millones de mexicanos son usuarios de internet, lo equivalente al 59% de la población.

Amipci indica que es menor la cantidad de mexicanos que solamente pueden acceder a la televisión como medio de comunicación o entretenimiento. Este factor explica por qué Televisa, una de las televisoras más importantes del país, tomará la decisión de lanzar contenido más innovador, con tecnología de punta  en sus producciones y temas de actualidad.

El pasado viernes fuimos testigos de la última transmisión del noticiero más visto del país, encabezado por Joaquín López Dóriga. Vimos el cierre de uno de los ciclos más importantes de la empresa, pero también observamos el inicio de una nueva era y con un objetivo claro, como lo dijo el director ejecutivo  de Televisa, Emilio Azcárraga: “Vamos por los milenials”.

Este lunes el Canal de la Estrellas, pasó a simplemente ser Las Estrellas, un canal que tenía la firme convicción de ofrecer programación diferente, material fresco y que marcase tendencia. Si nos enfocamos exclusivamente a la programación de las 8:00 a 10:30 PM, podemos ver tres contenidos particularmente diferentes:

Primero, un melodrama denominado Tres Veces Ana, que es un remake de la exitosa novela protagonizada por Lucero en el año de 1995, Lazos de amor. Y 30 años después, la misma historia es una de las cartas de presentación de Televisa para ofrecer una programación diferente, innovadora y de gran calidad. Es evidente que lo único nuevo aquí son los actores que participan en la telenovela, que por cierto fue acusada de exponer un alto contenido sexual, que para el horario en que es transmitida, probablemente no sea lo más adecuado.

En punto de las 9:00 PM empieza a transmitirse Mujeres de Negro, un thriller que narra la historia de tres mujeres que son culpables de asesinar a sus respectivos maridos. Si bien este material tiene toda la intención de mostrar algo fresco y renovado, para mi gusto, la producción se queda corta, las actuaciones no transmiten ninguna emoción, y el guión se vuelve forzado y repetitivo. Esta producción se queda solamente en el intento de ser algo diferente.

Para termina la programación, aplaudo la decisión de poner a una mujer en el noticiero estelar de la televisora de San Ángel, sin embargo el programa de 30 minutos de la periodista Denisse Maerker, tiende a perderse en cuanto a los contenidos. No estamos viendo un noticiero que transmita lo que ocurrió a lo largo del día, vemos un programa que pretende mostrar las necesidades de México a través de reportajes, dejando a un lado lo esencial del noticiero de la noche, informar todo lo que sucedió mientras estuvimos trabajando, con amigos y antes de llegar a casa.

Considero que Televisa como medio de comunicación innovador, diferente y fresco, se queda corto. La televisora si cuenta con la infraestructura, materiales, talento y personal necesario para entregar productos de calidad. Pero la etapa de “Las Estrellas” solo quedó en un excelente intento por llamar la atención de sus consumidores, quedándoles a deber el tan anhelado cambio. Personalmente, fue suficiente con ver los primeros capítulos de estos programas, para tomar la decisión de no volver a prender la televisión en canal 2.

¿A ti qué te pareció esta nueva etapa del canal 2? ¿Viste el estreno de alguno de estos programas? ¿Esperabas estos cambios?
¡Cuéntame!

@IrvingAlain_

Para concluir, quiero agradecer a @RadioenRedes por brindarme el espacio y oportunidad para compartir contigo estas líneas.  Representa para mí un verdadero reto emprender esta nueva aventura, gracias a todas las personas que hicieron posible que esto llegara a ti, y en especial a mi familia por su apoyo constante.

Se le perdió la cadenita a Carmen por jodherlo



Carmen Aristegui nos prometió una auténtica bomba y nos regaló una chinampina de fiesta patronal.

Nos pasó como cuando ves el comercial de Mc Donald’s, donde te venden una Big Mac bien chonchita, con carne jugosa, lechuga fresca, queso amarillo que de solo verla se te antoja, y cuando acudes al restaurante te llevas un gran chasco cuando te venden una madre pegostreada y seca.

Gran decepción, ¿no?

Pues así nos pasó con la “exclusiva” de la periodista más “imparcial” del país.

Desde tempranito nos vendió una noticia que sacudiría al país y sus efectos llegarían hasta los Balcanes.

Nos dijo que esta buena nueva dejaría a Enrique Peña Nieto, su payaso de las cachetadas favorito, en calidad de alfombra para que todos nos limpiáramos los zapatos con su piel.

Y ahí estuvimos, en una larga espera de 12 horas, especulando sobre la gran noticia: “¿La Gaviota es hombre?, ¿Peña tiene una mansión en Rumania?” y así pendejadas por el estilo.

No.

Para Carmen Aristegui, la pluma oficial de AMLO, la gran noticia es que Kike Pena Nieto jugó al Frankenstein durante la elaboración de su tesis de Derecho.

Según ella, nuestro Víctor Frankenstein tijereteó libros, ensayos y documentos de otros (esos sí) importantes escritores, investigadores e historiadores de nuestro país para crear su mamotreto que le significó titularse como abogado.

Con esa gran notita, a Carmen se le chispoteó.

Dos factores influyeron para que decepcionara al respetable.

La primera es que luego del reportaje de la Casa Blanca, Carmen se puso los listones demasiado altos y por supuesto que todos esperamos de ella investigaciones más demoledoras.

Más concreto: queríamos baños de sangre y acabó en simple moretoncito.

La segunda es que el pecadillo de Peña Nieto de fusilarse textos para su tesis justamente quedó en eso, un pecadillo que replica el 80 por ciento de los ciudadanos del país, por ello es que hasta se lo perdonaron.

En México, el plagio es una actividad tolerada.

Se permite que los chamacos copien sus tareas en Wikipedia, que reporteros copien notas de otros portales o periódicos, que la receta secreta de la abuela circule por medio Puebla, que el whatsapp sea el principal chismografo, que se compre piratería en las esquinas, que novatos sin experiencia asuman puestos clave, que se vendan bolsas falsas de marcas importantes y que le arranquen las etiquetas a la ropa en tiendas de lujo para pegárselas a playeritas de Los Lavaderos.

Esto es México, güey.

Por eso, quizá, es que en vez de mandar al presidente al cadalso, le aplaudieran la osadía de presentar una tesis tijereteada con la cual pudo engañar a sus asesores, a sus sinodales y a la rectoría de la Universidad Panamericana….ah, y con todo ello, llegar a ser presidente del país.

Si hacer trampa fuera deporte olímpico, México sería primera lugar en el medallero.

Los puristas dicen que es malo de cualquier manera y tienen razón, pero en el colectivo es una práctica aplaudida, tolerada, permitida, así como decir mentiritas piadosas.

Evidentemente, esta noticia no va a causar la renuncia del presidente Peña Nieto, quien seguramente respiró tranquilo después de ver el reportajito de 6 minutos, pues luego de tantos escándalos y polémicas en los que se ha visto envuelto, esta bombita no le causó ningún rasguño.

Y al final del día, lo único seguro es que ya nada nos puede espantar, Carmen ya no nos puede apantallar y Peña Nieto ya no nos puede sorprender.


miércoles, 24 de agosto de 2016

Enrique en el país de las maravillas. Por Francisco Baeza



[@paco_baeza_]

“[…] al cerrar los ojos casi se sentía en el país de las maravillas, pero sabía que solo tenía que abrirlos para encontrarse, de golpe, con la triste realidad.” (Lewis Carroll)…

Enrique Peña Nieto “no nada de muertito”. La temeraria afirmación la hizo el propio Peña Nieto en el transcurso de una entrevista (a modo) con Joaquín López-Dóriga, la semana pasada. Se despedía el conductor pero, a fuerza de hacer un balance de su administración, de sus triunfos y fracasos, dio la impresión de que quien se despedía era el presidente.

En la entrevista, Peña Nieto achacó la crisis de credibilidad de las instituciones del Estado a la percepción que tenemos de la realidad. El presidente recurrió a la lógica de El Sombrerero de Alicia en el país de las maravillas, de Carroll –  “No estoy loco, es solo que mi realidad es diferente a la tuya” – o de Juan Matus, protagonista de Las enseñanzas de don Juan, de Castañeda – “La realidad es lo que decimos que es la realidad”. Nuestro medio, sin embargo, no obedece a las leyes de la subjetividad sino a las de la objetividad. Es un medio maniqueo en el que, independientemente del observador, uno es blanco o negro, honesto o corrupto, honrado o ladrón. Ante la acusación de plagio lanzada desde el portal de Carmen Aristegui, gravísima porque implica el robo de propiedad intelectual pero estéril porque vivimos en un país malacostumbrado a la trampa, la presidencia respondió que se trataba solo de “errores de estilo”. En Los Pinos suponen que cada quien puede tener su propia metodología para elaborar una tesis. ¡Y tan válida una como otra!

Una buena estrategia de comunicación podría alterar la percepción que tenemos de la realidad del país. La del gobierno federal, no obstante, ha fallado. Los expertos a sueldo de la presidencia no han podido establecer sus puntos de vista frente a la opinión pública. Su primer error ha sido la elección del medio a través del cual transmitir sus mensajes: han preferido los canales tradicionales, de suyo, desacreditados, sobre la plaza pública de nuestro tiempo, las redes sociales. Ahí solo resuena el inútil golpeteo de los peñabots…

La entrevista con López-Dóriga, por otro lado, debía dar a Peña Nieto la oportunidad de capturar la bandera de la honestidad que Andrés Manuel López Obrador venía arrastrando luego de la controversia causada por su #3de3. No solo no lo hizo, sino que, además, desvió la atención sobre sí mismo.

No hay que restar méritos a López Obrador. Su estrategia de comunicación ha funcionado. Hace muchos días que el tabasqueño no es trending topic:

López Obrador presentó su triple declaración patrimonial, fiscal y de intereses en el momento más oportuno, flanqueado por sendas notas de The Guardian y con las luces de los Juegos Olímpicos al fondo, y, luego, atrajo a otros al debate. Vicente Fox, a quien le fascina ser el centro de atención, cayó en la trampa y, sin quererlo, se puso de su lado. El guanajuatense respondió al reto en un francés dieciochero, très élégant: “¡Son mamadas!”…

A propósito de las notas de The Guardian, una nota al calce:

En entrevista con Siempre!, Alfredo Jalife-Rahme señala a Washington como la mano detrás de las últimas publicaciones del diario británico. En opinión del politólogo, su objetivo sería “debilitar al máximo [a Peña Nieto] y encauzar la carrera presidencial”, además de inducirlo a que recapacite en un par de asuntos financieros muy fuertes. El motivo, el buen rollo entre México y China. ¡Mal momento para que el presidente quede atrapado en medio de un conflicto geopolítico!